Si vas a Dharamshala, no te pierdas Norbulingka Institute

"Si vas a Dharamshala, no te pierdas Norbulingka Institute"
Si vas a Dharamshala, no te pierdas Norbulingka Institute

Norbulingka Institute, un trocito del Tíbet

Si conectas con la cultura tibetana es un sitio imperdible, se encuentra cerca de Dharamsala, puedes ir en coche tomando la carretera de McLeod Ganj y dirígete a la parte baja de la ciudad, lo encontrarás fácilmente, ya que entran y salen monjes de forma constante.

También puedes llegar en autobús o como en mi caso, fui en un jeep con muchas otras monjes mujeres que fueron muy amables conmigo y me acompañaron en todo momento ya que el jeep nos dejó en la ciudad, y desde allí debíamos tomar un autobús. Todo el trayecto me costó menos de 2€.

 Antes de continuar, tengo que decirte que es recomendable que lleves rupias, yo me fui con lo que tenía que no era mucho; pero estás avisado, no esperes cambiar allí, para mí fue imposible comprar rupias con euros (pincha aquí para saber la conversión al día de hoy), si hubiera tenido dólares igual me vendían pero ya te digo, por la magia que envolvió mi viaje y que todo siempre fue perfecto, me dejaron entrar de forma gratuita a sitios en los que cobraban entrada y pude  volver al guest house Rainbow dónde me hospedaba, con los céntimos justos no me sobró ni uno. Una vez en Dharamsala, no hay problema cambias en cualquier sitio.

Es un sitio espectacular, éste instituto hace mucho tiempo también fue la residencia del Dalai lama; hoy en día desde allí se intenta preservar la cultura tibetana, educando y enseñando las costumbres el  arte y fomentando el empleo para los tibetanos.

  • Dharamshala, Norbulingka Institute, un trocito del Tíbet

Qué hacer y qué ver en Norbulingka

Puedes hospedarte en éste sitio, tienen dos opciones Norling Guesthouse  y Chonor House, una habitación con todas las comodidades incluyendo Wi-Fi libre,  cuesta alrededor de 1800 rupias por noche, cerca de 21€ en ese momento, si bien es caro comparándolo con los 3€ que pagaba en el Rainbow, está claro que es diferente nada que ver uno con otro. Aquí cada habitación está pintada y decorada de forma artesanal al mejor estilo tibetano, además tienen restaurantes vegetarianos y de comida internacional y también puedes participar o apuntarte a taller y diferentes actividades que  realizan como por ejemplo:

  • Pintura thangka
  • Talla en madera
  • Pintura en madera
  • Estatuas
  • Tejido e hilado
  • Serigrafía
  • Fabricación de papel
  • Sastrería

Pero si no quieres quedarte  en Norbulingka,  puedes hacer como yo, me fui por la mañana y regresé por la tarde, es un  lugar especial. Cuando llegué con las monjes tibetanas ellas entraron al instituto, porque además de estudiar también vivían allí y yo me dediqué a recorrer el sitio; es muy grande (bueno como casi todo en India) me perdí, comencé a seguir un camino buscando más para ver y en un momento vi que me estaba acercando al bosque, así que decidí preguntar a unas mujeres que estaban conversando en el camino y me dijeron que tenía que regresar por dónde había venido.

 Así todo luego, no encontraba el instituto y una pequeña niña  a la que pregunté nuevamente me guió, me dijo que tomaríamos un atajo y la verdad es que se me estaba haciendo interminable y pasábamos entre casas que estaban habitadas y por supuesto ¡la gente me miraba! Así que comencé a desconfiar, pero la niña me sonreía no tendría más de 6 años y me decía que ya faltaba poco.

No podía creer que se hubiera tomado semejante molestia y no sabía cómo retribuirle porque no tenía rupias, solo algunas monedas en euros; se las di todas, nunca me imaginé que iba a tener una reacción así, la niña se inclinó ante mí con sus manos juntas a la altura del corazón y luego me dio un abrazo, joo! Recuerdo que me hizo llorar, y lo escribo, lo recuerdo y no dejo de emocionarme; y yo que pensaba que lo que le daba era insignificante…

Llegando a la casa de las muñecas, jardines Zen y el Templo

Bueno, por fin llegué a unos jardines maravillosos, parecía el mismísimo paraíso, todo muy Zen, ¡Qué paz! El agua fluyendo y haciendo saltos entre estanques, el cantar de los pájaros, la naturaleza, todo en sí un conjunto perfecto.

Luego me acerqué a la casa de las muñecas Losel, puedes ver algunas en las imágenes de arriba, que aunque parezcan pinturas ¡son muñecas en miniatura! en dónde no recuerdo cuánto pero cobraban para entrar, así es que me quedé mirando desde afuera porque no tenía dinero y se me acercó una mujer y me preguntó si necesitaba algo, entonces le conté lo que me sucedía y me dijo   ”Solo para ti, entra y quédate todo lo que quieras” Joo!! Otra vez llorando, [inlinetweet prefix=”” tweeter=”” suffix=””]¡Es que en India la gente es mágica![/inlinetweet]

Entré y vale la pena, hay 150 muñecos miniaturas diseñados de forma artesanal con todo detalle con sus trajes regionales y monásticas del Tíbet.

Y dejé para lo último el templo de Norbulingka, allí pude ver y  escuchar los cánticos de los monjes tibetanos y ver las obras de arte que ellos mismos han levantado.

De verdad, Norbulingka Institute,  es un sitio para no perderse pero te sugiero que vayas con tiempo y dinero para al menos probar la comida tibetana que hacen allí, los rumores dicen que es de lo mejor que hay; yo tendré que esperar a la próxima…

¿No es mágico éste sitio?  ¿Qué te ha parecido el  Norbulingka Institute?

¿Quieres que planifiquemos tu ruta de viaje por India? Sólo contacta con nosotros
Info@myindiantravel.com

Deja un comentario